El euríbor va a bajar

El euríbor parece que, por fin, va a bajar. Para muchas familias, sin embargo, esta rebaja llega tarde: la revisión de las cuotas mensuales de sus préstamos hipotecarios se ha realizado con el índice en máximos, y hasta el año que viene la cantidad a pagar cada mes es ya inamovible. En muchos casos, será una cantidad demasiado alta como para que las maltrechas economías domésticas puedan afrontarla, por mucho que se aprieten el cinturón y por mucho que pongan de su parte para reducir supuestos gastos superfluos. Simplemente, las familias no llegan.

 Habrá quien diga que así funciona la economía de mercado y que, en realidad, estas familias que ahora se ven ahogadas no son del todo inocentes ya que, cuando menos, han pecado de imprudentes al pedir un préstamo al que no pueden hacer frente.

La duda es si eso es realmente así. Por un lado, es dudoso que se pueda afirmar que lo que estamos observando últimamente en los sistemas financieros más desarrollados, incluido el español, sea reflejo de lo que llamamos economía de mercado. Las garantías públicas otorgadas a los préstamos interbancarios, la capitalización de un número importante de entidades de crédito con fondos públicos, la compra por parte de instituciones públicas de activos que carecen de demanda real, etc., eso no es economía de mercado, eso es la intervención del sector público para corregir un fallo de mercado. Quizás esté justificada tal intervención por razones de interés general, pero es seguro que eso no es economía de mercado.

Por otro lado, es dudoso también que en todos los casos se pueda acusar de falta de previsión a las familias que hoy sufren la subida del euríbor. A fin de cuentas, tampoco nuestros bancos y cajas fueron capaces de anticipar los actuales escenarios de tensión en los mercados financieros, ya que de haberlo hecho no harían falta las voluminosas ayudas públicas que reciben para hacer frente a los vencimientos de sus emisiones de deuda. No está claro por qué al profesional de la banca se le perdona su falta de previsión y al que nunca ha pretendido saber de finanzas –pues sólo buscaba financiación para comprarse su vivienda– se le exige tanto.

Un poco de historia

El Euribor se adopta por Circular del Banco de España en sustitución del Mibor ante la llegada del Euro. Su forma de elaboración, mediante encuesta entre una serie de entidades financieras del área Euro, mide a qué tipo estarían dispuestas dichas entidades a prestar dinero a otra entidad durante este período, incorporando tanto el valor temporal del dinero como las expectativas sobre tipos. Se trata por tanto de una encuesta, que si bien no responden a transacciones efectivamente cruzadas, sirve para establecer el tipo de partida con el que las distintas entidades del área euro podrían refinanciar su actividad crediticia.

Nació así un índice inicialmente concebido para el mercado hipotecario, que señala de forma muy adecuada un tipo para referenciar las hipotecas a interés variable —la mayor parte de las hipotecas contratadas en la actualidad—, ya que recogía el coste al que una entidad sería capaz de renovar la financiación de ese activo (aunque técnicamente se financiaban a un periodo menor y mediante swap se intercambiaba el tipo de interés variable por un tipo fijo a un año).

Este índice se ha comportado históricamente con un diferencial respecto a la tasa libre de riesgo para ese plazo de una forma muy estable. Los recientes acontecimientos han hecho sin embargo que esa diferencia se haya disparado, desde unos 20 p.b; hasta los niveles actuales de 120 p.b.

Y esto en dos etapas. La primera iniciada en agosto de 2007, a partir de la crisis subprime, que provocó que la prima de riesgo del sector financiero se elevara de golpe hasta los 80 p.b. La segunda, con los episodios de dificultades de bancos a partir de julio y agosto 2008, relacionada directamente con la falta de liquidez de los mercados por falta de confianza.

Estos son los hechos, y estas son las repercusiones.

Cuando una familia contrató un tipo de interés variable en su hipoteca efectivamente quedaba expuesto a la evolución de los tipos. Todos de acuerdo. Sin embargo con independencia de la evolución de los tipos, el coste de la elevación de la prima de riesgo de las entidades en Agosto de 2007 primero, y la prima de liquidez después, se ha trasladado directamente a estas familias sin que su calidad crediticia hubiera variado (y van a arrastrar este sobre precio importado del sistema financiero a lo largo de todo un año a contar desde la fecha de renovación, lo que va a socavar la capacidad de pago de las familias durante todo este periodo con independencia de la evolución de estas primas).

Pero la paradoja, injusticia, aberración o como quieran calificarlo es que ese índice, ahora más que nunca, no responde, dadas las condiciones actuales de mercado, al coste efectivo de financiación de las entidades.

Y me explico. Las entidades sí cruzan operaciones, pero a 1 día, a una semana a lo sumo, y a precios cercanos al tipo de intervención, ¿tiene sentido entonces sentido un euríbor a un año al 5%?, ¿no estamos ante un escenario que prevé bajadas de tipos de intervención oficiales? Son precios que incorporan primas hipotéticas de desconfianza. En otros mercados como los de CDS ocurre un fenómeno similar. Muestran unos diferenciales enormes, pero no se cruzan operaciones. Son muy pocos los operadores que dan precios y los que lo hacen tienden a sobrevalorar los tipos solicitados, hasta el punto de disuadir a la posible demanda.

El resultado es que no se cruzan contratos. Las entidades no están gestionando la liquidez a un año con estos instrumentos. Son precios totalmente ficticios. El Euribor, ahora más que nunca no representa el índice para lo que fue concebido.

Si se pregunta cuál es el coste de la financiación de las entidades solo hay que recordar que el BCE provee de financiación ilimitada al coste de intervención, a fin –con buen criterio- de evitar la caída de un banco solvente. A esto añádele que el sistema financiero va a disponer de una financiación privilegiada avalada por el Estado mientras las condiciones normales de mercado no se restablezcan.

¿Traducción?, el mundo político interviene el sistema bancario ante las imperfecciones del mercado, si bien estamos permitiendo que se beneficien de esas mismas imperfecciones. ¿Resultado?, márgenes de intermediación que por el lado de los ingresos crecen en lo referente a hipotecas a interés variable, y en los costes se reducen pues tienen acceso a fuentes públicas de financiación a tipos privilegiados.

Al igual que se ha tenido el coraje de tomar decisiones superando muchos prejuicios ideológicos y a pesar del coste ante la opinión pública de estas medidas, es hora de plantear abiertamente temas como este, a fin de corresponsabilizar al mundo financiero de (ojo, no lo olvidemos) sus errores.

Por ello cabe plantearse si la intervención pública para corregir las actuales distorsiones en los mercados financieros debe limitarse a apuntalar el sistema bancario o si debe alcanzar a resolver la situación de las familias que, habiendo actuado de buena fe, se ven hoy en una situación insostenible como consecuencia de la artificial subida del euríbor.

Es el momento de la política, por justicia y porque son muchos los ciudadanos que vuelven su mirada al Gobierno como única fuerza, como ya ha mostrado con alguna de las medidas implantadas, capaz de intervenir en estos momentos de incertidumbre.

 

8 comentarios en “El euríbor va a bajar

  1. Hipotecadoa35años

    Me parece indignante que los bancos estén presentado resultados de campeonato mientras los curritos tengamos que apretarnos el cinturón a su costa. Yo no estoy en el paro pero tengo que hacer maravillas con la nómina, y a mí nadie me ayuda, y sin embargo a los bancos sí. Creo que es muy serio el tema.

  2. Jeronimo

    Enhorabuena Pilar, por este análisis acerca del euribor y su repercusión en la actualización de los tipos de interés variable de las hipotecas de las familias.

    Confio en que de no bajar el euribor a un año en la segunda quincena de Noviembre, a niveles próximos a los tipos de interés de las letras del Tesoro a un año ( 3,50% aproximadamente), quedaria de manifiesto de forma palmaria, la irresponsabilidad de la Banca y su deslealtad, al tener aprobado por Las Cortes un paquete de medidas de ayudas públicas que se espera entren en vigor el próximo mes de Diciembre.

  3. Rafael B.

    Enhorabuena Pilar por tu espacio y tu comentario , es triste que las pérdidas de los que juegan con la economía internacional recaigan sobre las espaldas de todos los infelices que a lo largo y ancho de este mundo nos levantamos cada día a las 6 de la mañana para ganarse la vida .Nadie perdona un duro de su deuda externa a los países pobres pero ahora hay que poner nuestro dinero para tapar los agujeros de especuladores y demás indeseables que solo buscan su enriquecimiento personal . Creo que lo bueno de esta crisis es que a lo mejor trae la esperanza en un cambio de mentalidad global donde se getione por fin este mundo de una forma sensata .

  4. psacera

    Gracias por vuestros comentarios. A Jerónimo; quiero pensar y no pienso que la banca actúa de forma predemitada y desleal en esta cuestión, sino señalar que ésta no es una consecuencia más de la crisis financiera, sino que intento demostrar que la misma ha puesto en evidencia que el mecanismo de actualización de la hipotecas ya no es válido y está produciendo unos efectos nocivos.

  5. Pingback: El euribor, Esperanza Aguirre y la sensibilidad fiscal. « El blog de Pilar Sánchez Acera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s