Los hechos son muy tozudos

Este fín de semana he recibido un correo del padre de un estudiante que perdió su vida en el triste atentado del 11 de Marzo de 2004 en Madrid.

Le dije que lo colgaría en este blog, porque estoy absolutamente convencida de que España y la Comunidad de Madrid estamos en deuda con estas víctimas y sus familiares.

Aquí os dejo su correo.

“Cuando ya me di cuenta de que eran tiros en vez de cristales que se caían, pensé pues será un ajuste de cuentas, dos bandas enfrentadas, una persecución policial, cualquier cosa menos un atentado terrorista que nosotros aquí en España tenemos mentalmente unido al tiro en la nuca o el coche bomba, pero no al lobby de un hotel con metralletas”

(Esperanza Aguirre en el programa de TVE, Informe Semanal, titulado Masacre en Bombay, emitido el 29 de noviembre de 2008).

Me parece muy loable el esfuerzo de muchos estamentos sociales tratando que las víctimas del terrorismo recuperemos el pulso vital, volvamos a la normalidad y tiremos hacia adelante. No puede ser de otra manera.

También suele pasar a veces que cuando alguna víctima nos expresamos -sobre todo cuando lo hacemos públicamente-, podemos recoger, además de solidaridad y cariño, improperios y descalificaciones, no por lo que digas o dejes de decir, sino por el sólo hecho de ser víctima.

Se comenta: La víctima se merece todo nuestro respeto y comprensión, pero ser víctima del terrorismo no da derecho a tener toda la razón y a decir, incluso, sandeces, ya que su situación de víctima le ha dejado en estado de shock, en el mejor de los casos.

Por eso hay quienes ecomiendan pasar de nosotros, que digamos lo que queramos porque hay que comprender la situación en la que estamos y con no hacer ni caso es más que suficiente. Perfectamente entendible.

Las declaraciones de Esperanza Aguirre en el programa televisivo son frívolas e impresentables.

Resulta inadmisible que ningunee el atentado islamista -que no fue con “el tiro en la nuca o el coche bomba”-, y que tuvo lugar en su propia Comunidad Autónoma.

El mayor atentado terrorista en la historia de España y de Europa. Lo que Esperanza Aguirre piensa del 11-M quedó así al descubierto. Es probable que sus asesores de imagen la hicieran ver su colosal metedura de pata y por eso dos días después dijo: “Es como si hubiera estado el 11-M, a las ocho menos veinte de la mañana, en la estación de Atocha”. ¡Fantástico!

Pero claro, hay que contar con que Esperanza Aguirre es ya también una víctima de atentado terrorista y por lo tanto sus palabras están condicionadas, como las mías, por el trauma vivido.

Después de Bombay, sus palabras y sus hechos (subasta de calcetines y demás zarandajas) tendrán, como los míos, el estigma indeleble del atentado en el que se vio envuelta.

A partir de ahora deberá acostumbrarse a que la digan: “Cuídese señora Aguirre”. Confusa por el golpe recibido, tendrán que ser los expertos (psicólogos, médicos, sociólogos, políticos, periodistas, analistas, etc.) quienes dictaminen si lo declarado en Informe Semanal ha sido fruto de “un lapsus mentalmente-unido transitorio”, “un acto malévolo y perverso”, “una calculada operación de manipulación política valedora de las tesis onspirativas”, o simplemente “pasar y dejarla decir lo que le venga en gana”.

Por otra parte, no acabo de entender tampoco el ocultamiento del 11-M por los realizadores del programa al decir, refiriéndose a la masacre de Bombay, que ha sido el mayor ataque terrorista desde el 11 de septiembre. Los datos existentes no avalan tal afirmación.

¿Será un apaño (no me hables tú de ETA, no te hablo yo del 11-M) entre los grupos mayoritarios que controlan el Consejo de TVE?, ¿o será tal vez porque en los ataques de Bombay había hoteles de lujo y en los trenes de Madrid la mayoría de los pasajeros eran trabajadores y estudiantes?

Pero los hechos son muy tozudos y mientras Esperanza Aguirre e Informe Semanal escondían el 11-M, dos días después también, M. Ayestarán, desde Bombay, escribía en ABC: “…India vive inmersa en la vorágine de la campaña electoral y, si bien los terroristas pretendían convertir la operación en un 11-S, ésta lleva camino de convertirse en una especie de 11-M en suelo indio”. Por fortuna, siempre habrá alguien que salga al paso de los torpes intentos de escamotear la realidad.

Eulogio Paz.

Padre de Daniel Paz Manjón, asesinado a la edad de 20 años por terroristas islamistas en un vagón del tren de cercanías en la estación de El Pozo.

Autor de “11-M Cartas al director” y “11-M Palabras para Daniel y cartas al director

Lamento que mi convencimiento no lo comparten Esperanza Aguirre ni su gobierno, que un año más se han negado a subvencionar a la Asociación de Víctimas del 11 de marzo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s