Aguirre y la educación

Hemos tenido estos dos últimos días el Debate del Estado de la Región de la Comunidad de Madrid. Un debate en el que la Presidenta de la Comunidad de Madrid nos ha transmitido a los madrileños algo así como que la cosa está muy difícil, el presupuesto muy ajustado, que cada uno tire como pueda, y que cuando pase este mal trago pues que nos veremos y se gastará nuestro dinero en metro.

Más o menos esa puede ser la síntesis, un poco cruda, de lo ocurrido. Porque la Presidenta no ha ofrecido ninguna medida de apoyo a los desempleados madrileños, ni a las familias con dificultades económicas, ni a los jóvenes que desean independizarse. Nada de nada, y menos en estos momentos difíciles donde si alguien debiera hacer una apuesta por el futuro de la sociedad madrileña ese debería ser el propio gobierno regional.

Pero junto a la nada, ha ofrecido algo que no cuesta nada, y es la de una ley que dé consideración de autoridad a los profesores y profesoras de nuestra comunidad. Una medida, que así dicha, puede parecer positiva para regular determinadas situaciones extremas de violencia que se puedan producir en las aulas contra los profesores.

Pero claro, ahí está la trampa de Esperanza Aguirre, que uno entonces sólo debate sobre la necesidad o no de dar autoridad a los maestros, o de que la mesa del profesor esté más alta que la de los alumnos (que también lo ha propuesto la presidenta), es decir sólo hablamos de lo que ella quiere.

Y no hablamos de lo que ella no quiere, que es que durante seis años, en esta Comunidad, donde hay verdaderos problemas de fracaso escolar, abandono, rendimiento, etc. la responsable de la política educativa ha sido ni más ni menos que el Gobierno de Esperanza Aguirre.

Y hemos dejado de hablar de los conocimientos necesarios de los alumnos, de la calidad de la enseñanza, del refuerzo de las plantillas educativas, y sólo hablamos de la autoridad.

Y hablar de la autoridad no está mal, pero no hablar del resto sí lo está. Por eso, quizás lo importante sea que haya alturas de mira, y no sólo terminemos debatiendo una Ley del Profesorado, si no también una Ley Integral de Educación en la Comunidad de Madrid.

Una Ley que hable de los profesores, de los recursos necesarios, de los alumnos, de los apoyos educativos, de los padres, del compromiso de la administración regional para frenar el abandono escolar, y de los medios económicos a disposición de la educación de calidad en nuestra Comunidad. Una calidad medible en objetivos y con programas de incentivación para conseguirlos.

Hoy podemos decir, sin ninguna duda, que la responsable del fracaso educativo de nuestra Comunidad es la Presidenta Aguirre; y por tanto la solución no puede venir exclusivamente de ella. Debe venir del consenso con las fuerzas políticas del parlamento, entre ellas el PSOE de Madrid, con la comunidad educativa y los agentes sociales.

Pero puede que eso sea pedirle demasiado a una Presidenta que sólo vive de vender humo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s