Las políticas sociales de la Comunidad de Madrid.

A  nadie se le escapa que las políticas sociales son una de las competencias más importantes que tienen las Comunidades Autónomas, y a la vez una de las políticas con mayor impacto real y directo en la vida de las personas.

Invertir en políticas sociales, no sólo mejora o ayuda a solucionar una situación concreta de un ciudadano con nombre y apellidos, también puede y debe construir una sociedad más cohesionada y menos desigual.

Y, es aquí, donde muchos consideramos que tras más de dos años y medio de gobierno de la señora Cifuentes, las medidas que se han puesto encima de la mesa, ni han incidido en la calidad de los recursos de atención social disponibles en la Comunidad de Madrid, ni han sido eficaces para luchar contra la brecha de la desigualdad social, más bien la han fomentado, ni han valido para mejorar la vida de aquellos que más apoyo necesitan.

Hoy nuestra Comunidad cuenta con 1,4 MILLONES de PERSONAS EN RIESGO DE POBREZA Y EXCLUSIÓN SOCIAL, y si nos fijamos en los menores de 18 años nos encontramos con cifras tan alarmantes y escandalosas como que el 33,9% están en tal situación.

Los datos de las personas en situación de dependencia son altamente llamativos, y no para bien. El 31 de diciembre de 2017 había 150.191 personas con derecho a prestación, de las que 117.758 la reciben y 32.433 NO.

Hablar de las plazas residenciales para mayores en la Comunidad de Madrid es hablar de precariedad laboral de sus trabajadores, falta de recursos, conciertos a precios bajos, que repercuten en la atención directa de los mayores residentes.

Por no referirnos a la Atención Temprana, recientemente se han presentado más de 35.000 firmas a través de una Plataforma de afectados pidiendo que reaccionen ante la falta de plazas y la lista de espera para que estos niños tengan un recurso adecuado.

O hablar de la gestión del 0.7 del IRPF, que ha sido y está siendo muy cuestionada por las organizaciones sociales. O el ahogamiento económico de las organizaciones que se ocupan de las personas con discapacidad, y que denuncian sistemáticamente y ante las que la Comunidad de Madrid no hacen nada.

Ni de cómo, de los 45 millones que para luchar contra la violencia de género tendría que haber destinado el gobierno regional en los Presupuestos de 2018, sólo aparecen consignados 23,5 millones. O que tras dos años tras su aprobación siguen sin poner los equipos psicosociales en los juzgados de violencia de género.

Como podemos comprobar, las políticas sociales de la Comunidad de Madrid, no consiguen atajar graves problemas y situaciones que sufren los ciudadanos de nuestra región. Es más, precarizan los servicios públicos, externalizan las plazas residenciales y de atención, alargan plazos si respuesta alguna, y ahondan en las políticas que amplían la brecha de la desigualdad que sus políticas económicas generan.

Sin lugar a dudas, la política social del gobierno de Cifuentes en esta legislatura, conlleva un gran retroceso social difícil de corregir si se profundiza en este modelo de desigualdad económica y social.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s